Un sentimiento difícil de igualar.